Roberto Pili

27 mayo 2020

No hay comentarios

Primavera

Aunque podríamos decir casi verano.

A pesar de la incertidumbre de si y cuando podremos aprovechar de playas y piscinas, muchos han de todas formas empezado a pensar, por lo menos, a la terrible operación bikini. También para recuperarse de los excesos de este largo, interminable y todavía más necesario confinamiento.

Terrible operación bikini… sin duda terrible. Intentar en pocos meses (cuando no semanas) deshacer todo lo que hemos cultivado en las dos y casi tres estaciones que preceden ese calorcito agradable que empuja a aligerar ropa y vestimenta, no puede ser que terrible.

Después de tanto disfrute el castigo. Un machacarse a fuerza de renuncias disparatadas y dietas raras y, en algunos casos, raras raras, que pseudo dietologos iluminados y sin escrúpulos, besados por la suerte, han conseguido difundir por doquier. La culpa no puede darse sólo al cínico vendedor de falsas promesas por muy poca base comprobada y seria que tenga, o ninguna. El éxito de ciertas dietas es también responsabilidad de los que las siguen, sin plantearse aunque sea una mínima duda sobre su real eficacia. De los que hasta ocultan las dudas sobrevenidas haciendo proselitismo de un método que saben por experiencia propia que funciona dos días y trae consecuencias nefastas por muchísimo tiempo. Consuelo de tontos, pero consuelo. La mente humana es tan complicada que al final aparenta ser de lo más sencillo.

Cuando la estetica se impone a la salud. Es lo que pasa con estos sistemas fuera de toda lógica. La salud es un bien que tendríamos que cultivar todos los días de nuestra vida. Lo que realmente está en manos de cualquiera, si de verdad lo desea. Sin gastarse un dineral, sin buscar atajos peligrosos. Por otro lado casi nada es gratis, todo logro real requiere de cierto esfuerzo y al mismo tiempo de disciplina constante, pero en absoluto de un costante sufrimiento. Todo lo contrario.

La mayoría de los humanos sanos pueden y tienen que comer de todo. Comer de todo en cantidades adecuadas. Moverse, hacer actividad fisica.

No hay más.

Pasta, pan, verduras. Arroz, legumbres, aceite extra virgen de oliva, verduras. Carne, pescado, verduras. Frutas, dulces caseros. Agua. Sin renunciar a una cerveza o una copa de vino. Cocinado todo de forma natural, sencilla. Desde el producto fresco al guiso lleno de aroma y sabor que colora nuestro plato. Comer verduras y frutas crudas. Andar mucho. No estar parado en la misma posición (por ejemplo, sentado frente al ordenador) más de media hora seguida. Levantarse, tomarse un vaso de agua, una manzana, una zanahoria, lo que os apetezca, pero poco. Uno o dos cafés al día y mucho líquido.

Aprender a pensar andando. Andar.

Olvidaros de supuestas alergias o intolerancias no demostradas. Un celiaco es un celiaco. Es una cosa seria. Pero hay miles ¿millones? de imaginarios intolerantes al gluten. La industria de la alimentación bien conoce y fomenta estas actitudes. Llega con sus garras hasta «profesionales» en los que la gente confía. Más que intolerantes al gluten, muchos falsos celiacos lo son a la vida así como la tenemos que vivir. Llena de prisas, de estrés, de incapacidad de enfrentarse a las frustraciones, podríamos seguir por muchas líneas.

Efecto placebo. Muchísimas veces el aparente efecto positivo de la renuncia depende más de nuestro coco que de los efectos reales de la eliminación de ese producto para nada dañino. En este tema hay que ser especialmente cuidadoso, es cierto. Como también es cierto que la ilusión del beneficio funciona y si funciona ¿porqué no? A todos aquellos que han renunciado al pan, a la pasta, a la harina de trigo y a todos los maravillosos platos maravillosamente llenos de gluten, les acompaño en el sentimiento por su paladar enterrado. Pero si se sienten mejor, pues adelante, sigan sin gluten. La mente de los seres humanos es tan complicada que acaba siendo de una sencillez desarmante.

Verdura, salud y placer
Verdura fresca y placer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies