En breve A Tavola cumplirá dos años de actividad. Fue una apuesta con cierto riesgo abrir en una calle pequeña, poco transitada, con problemas de aparcamiento, sobre todo el sábado en coincidencia con el famoso Mercadillo de Majadahonda. Sin grandes inversiones en publicidad, pero con mucho trabajo y mucho cuidado en todas las preparaciones.
Teníamos un buen fondo, experiencia en el negocio y mucha paciencia preparada para que el boca a boca fuera haciendo su efecto. Un efecto que sabíamos lento, pero firme y eficaz. 
Parece que el tiempo nos está dando la razón. 
Es cierto que no hemos parado de mejorar los productos, y sobre todo el producto estrella: nuestro pollo asado.
Con la razón que nos dan los clientes, podemos afirmar que el pollo asado de A Tavola es el más grande, con diferencia, de todo lo que se encuentra en una amplia zona que llega hasta Madrid. Empezamos con un pollo en crudo de 1300/1400 gramos y vamos ya al de 1700/1800 gramos. Lo nunca visto en un asador de la Comunidad de Madrid.
El tamaño en este caso importa. 
Además del peso, el condimento es todavía más importante: usamos sólo especias naturales, equilibrado en sal, positivo para nuestra salud por los beneficios que aportan el tomillo, el romero y el orégano, para citar las más presentes.
Aromas de recién asado (SIEMPRE vendemos los pollos asados la misma mañana de la venta).
Tardamos entre dos y tres horas para asar los pollos en su punto.
Un caldo espectacular, esa salsa que nos encanta chupar con un buen pan, que hace de las pechugas un manjar jugoso, que también es natural puro, sin ninguna pastilla, ni glutamado, libre totalmente de aditivos u otros elementos que no sean la carne de pollo, las especias y las verduras. 
La mayoría de los clientes nos pide que abunde la salsa y hemos encontrado una fórmula, también única, para que dicha salsa sea rica, llena de sabor y con un mínimo de grasas, para que hasta la balanza nos lo agradezca. 

Por todas estas razones nuestros pollos asados acaban con frecuencia o están todos reservados bastante antes de la hora del cierre.
Os aconsejamos de reservar con tiempo. Nos podéis llamar todos los días a partir de las 8 de la mañana, para reservar con antelación, recordando que abrimos sólo viernes, sábados y domingos.  
También podéis llamar el mismo día, pero recordad los tiempos de asado, si queréis garantizaros un pollo a las 13 horas, no llaméis más tarde de las 10.
Obviamente siempre ponemos a asar más pollos de los reservados, pero se acaban.

Llamadnos al 666 438 569 para reservar o preguntar cualquier cosa. ¡Os esperamos!
Calle Sacrificio, 12 de Majadahonda. Ponlo en Google Maps y te lleva en un plis plas :-)